Luis Zamora Calzada

16/05/2017 Creado por Punto de Expresión Categoría: Inicio No hay respuestas

Mano De Obra Electoral Barata.

La devaluación de la imagen magisterial se agrava más, resulta que un número amplio de personajes con nombramientos de profesores, por unas cuantas migajas monetarias del gobierno se encuentran entregados a tareas proselitistas a favor del primo de Peña Nieto, recibiendo un pago muy barato, únicamente trecientos veinticinco pesos por quincena.

 

Lo mal pagados por lo que hacen quizá no interese a la gran mayoría de los buenos maestros, el problema radica en que arrastran el prestigio de todo el profesorado, lo cual es injusto por la falta de ética de quince mil enlistados en estas tareas, pertenecientes a la nómina de los maestros del subsistema educativo estatal.

 

La cantidad de participantes se obtiene del convenio 2016 de sueldos y prestaciones firmado por la Secretaría de Finanzas del Gobierno del Estado de México, que contiene los bonos y gratificaciones para los maestros estatales, en la parte que interesa establece:

 

“Trabajo comunitario: $650.00 (seiscientos cincuenta pesos 0/100 m. n.) mensuales, a un máximo de 15,000 Servidores Públicos Docentes, de acuerdo con la relación que presente “EL SINDICATO” a la Dirección General de Personal.”.

 

Que se traduce a un gasto mensual de $ 9,750,000 (nueve millones setecientos cincuenta mil pesos) del presupuesto destinado a educación, incurriendo el gobierno en abierta violación al Artículo 1ro. Constitucional, al discriminar a los docentes por sus opiniones y preferencias partidistas, anulando y menoscabando sus derechos sin contemplación alguna, como no recibir todos este pago, en virtud de que la totalidad de los profesores realizan trabajo comunitario.

 

El trámite para recibir los trecientos veinticinco pesos lo realiza el sindicato oficial SMSEM mediante formato ex profeso, en el apartado de asunto anota: Se solicita gratificación a maestros que realizan trabajo comunitario, sin embargo, en la firma del acuse de recibido, los recepcionistas en puño y letra propia escriben “estructura política”, anexando al documento la credencial de elector entre otros requisitos.

 

Los trabajadores en estas tareas fueron reclutados desde el mes de octubre, no todos están contentos con el proselitismo que hacen, hay diferentes quejas, por ejemplo Juan, que trabaja como docente en una escuela primaria del municipio de Toluca dice: “…esos del sindicato nada más exigen, pero ellos no salen a ver a la gente, ellos no reciben las mentadas que nos grita mucha gente, casi nadie acepta a Del Mazo, a mí me dijeron ayer que no fuera cómplice, esa gente nos ha estado robando; fíjate cómo estás vestido, estás jodido igual que nosotros, no eres de ellos, me recriminaron; sinceramente tienen razón y todo por la piche miseria que recibimos, yo ahí le dejo, si me exigen, pues ya les miento y qué…”.

Al realizar estas tareas incurren en causales de rescisión establecidas en el Artículo 93 de la ley burocrática estatal, muchos lo saben y no es desconocido para ellos, se animan a continuar porque piensan que sus jefes siempre los van a defender.

 

El gobierno al limitar el pago únicamente a 15 mil trabajadores, incurre en una clara violación al derecho de equidad garantizado por el Artículo 1 Constitucional, en donde le prohíbe un trato diferenciado a quienes laboran de manera subordinada y se rigen por la misma ley laboral local, que establece “a trabajo igual, desempeñado en puesto, horario y condiciones de eficiencia, también iguales y sin distinción de sexo, corresponde sueldo igual, debiendo ser éste uniforme para cada uno de los puestos que ocupen los servidores públicos”, visible en su Artículo 72 vigente, que no cumple el estado.

 

En otra reflexión y de acuerdo a la información de la nota “Dispendio federal y estatal para levantar a Del Mazo” de Veneranda Mendoza, publicada en la revista Proceso 2114, de fecha 7 de mayo de 2017, señala en su investigación que otros promotores del voto reciben 2 mil 500 pesos quincenales, integrantes ellos de una estructura P; en otra, la estructura G, los promotores comunitarios del Consejo Nacional de Fomento Educativo (CONAFE) en trabajos de proselitismo reciben la misma cantidad.

 

En términos concretos, los participantes con nombramientos de maestro estatal en tareas de promoción del voto tricolor, reciben 4 mil 350 pesos menos al mes de lo reciben los de la estructura P y G.

 

Desde esta óptica el profesorado estatal en tareas proselitistas no se cotiza, los quince mil activistas son mano de obra electoral barata, lo que parece una maldición al devaluar a todo los buenos maestros estatales por igual, lastima por quienes defendemos la imagen magisterial.