Luis Zamora Calzada

12/11/2017 Creado por Punto de Expresión Categoría: Inicio No hay respuestas

4 DE NOVIEMBRE 2017

La historia que se vive y la que se escribe, dos enfoques, una para estar, otra para contar, como la que vive el Sindicato Unificado de Maestros y Académicos del Estado de México (SUMAEM), centrada en la narración de momentos que construyen un sindicalismo magisterial apegado a la ley, en cumplimiento del estado de derecho que debe regir en todo sistema verdaderamente democrático.

El 4 de noviembre será una fecha inherente a la organización gremial, ese día pero en 2009 se recibió el registro sindical R. S. 2/2007, documento equivalente a un acta de nacimiento otorgado por el estado a través del tribunal laboral; el mismo día, pero de 2017, se dio lo que muchos medios de comunicación han llamado la reconciliación del SUMAEM con el gobierno, que en realidad no es tal, porque la organización gremial jamás se ha peleado con el estado.

En efecto el sábado de la fecha señalada, se firmó una alianza sindical y política entre el SUMAEM y la organización política +FP, como resultado de diálogos iniciado a principios de agosto del año que transcurre; se colocó en la mesa de análisis la actuación del sindicato siempre en términos de ley, apegados a derecho y del claro concepto de que el ejercicio de un derecho constitucional no causa perjuicio a terceras personas y por tanto no es generadora de enemigos ni rivalidades.

Se expuso la gran cantidad de actos plagados de injusticia e ilegalidad con las que fuimos tratados por diversas instancias gubernativas, sin que se generara ninguna reacción contraria a derecho de parte de la organización gremial; también se dio a conocer diversos intentos de diferentes titulares en turno de las oficinas de gobierno, que vendieron la idea de que el SUMAEM era enemigo del sistema, aseveración falsa utilizada para incrementar la represión e intentar la desaparición del sindicato.

Al respecto se analizó la gran cantidad de amparos interpuestos ante la justicia federal, en defensa de las actuaciones ilegales cometidas en perjuicio de la organización, llegando a la conclusión de que en todo momento nos asistía la razón jurídica y la autoridad se excedía en contravenir la ley para negar todo al SUMAEM.

Se hizo notar que los maestros afiliados al sindicato, nos reconocemos como trabajadores con derechos garantizados en la ley y mantenemos esa relación laboral con el gobierno del Estado de México a través de la Secretaría de Educación estatal, prestando nuestro servicio de manera subordinada en cada una de las escuelas, zonas escolares, subdirecciones regionales y niveles educativos en que se organiza la educación estatal.

Al tener esa personalidad jurídica y en ejercicio del derecho de libertad sindical, se fundó nuestro sindicato para la defensa de los derechos garantizados, nunca para pelear con la patronal, nadie en su sano juicio lo intentaría y mucho menos los conocedores de la materia sindical.

Desde el nacimiento mismo del sindicato se buscó la comunicación con el gobierno, una y otra vez el diálogo fue negado, sin embargo ahora que se apertura la oportunidad de inclusión y participación con el gobernador Alfredo del Mazo a través de la organización Más Fortalecimiento Partidista (+FP), la misma se recibe para el ejercicio de la libertad sindical, del estado de derecho, del cumplimiento de la ley en el ámbito educativo, que habrá de transformar las relaciones entre los maestros.

Convencidos de transitar en esta actuación, se signó la alianza entre el SUMAEM y +FP, en términos de tres premisas fundamentales:

“La unificación del magisterio en torno a la política educativa del gobernador constitucional del estado de México, Alfredo del Mazo Maza.

El cumplimiento irrestricto de los derechos legales garantizados de los maestros, establecidos en el marco jurídico laboral vigente.

El posicionamiento del Estado de México en la vanguardia educativa nacional.”

Retos que requieren de tareas sistemáticas y concretas, la política educativa inclusiva en nuestra entidad ha iniciado, el SUMAEM toma el reto con ética y profesionalismo sindical.

Despues Del 4 De Noviembre

Luis Zamora Calzada                                                  

Una vez firmada la alianza entre el Sindicato Unificado de Maestros y Académicos del Estado de México (SUMAEM) y Más Fortalecimiento Partidista (+FP), se observaron algunas reacciones, centradas en conjeturas interpretativas de algunos docentes, algunas visibles en redes sociales.

La gran divulgación en medios de comunicación, a quienes agradecemos la cobertura de la información, despertó interrogantes y comentarios diversos, a manera de ejemplo, se cuestionó si las notas fueron pagadas, lo que no ocurrió, la alianza misma fue nota mediática, la política de inclusión implementada por el sexenio que inicia, es una innovación en el ejercicio del poder institucional del gobernante hacia los gobernados, sobre todo si se da con grupos o sectores excluidos y satanizados en el pasado.

Respecto a la independencia sindical del SUMAEM, se realizaron un sinfín de comentarios, algunos se preguntaron que de qué había servido tanta resistencia para al final entregar al sindicato, sin conceder ni vislumbrar que un sindicato se mantiene independiente cuando actúa desde la ley, requiriendo a la patronal el cumplimiento de los derechos garantizados desde la propia Constitución Política del país, haciendo uso del marco jurídico, con las secuelas procesales instituidas, en absoluto respeto a las instituciones instauradas como sociedad.

Destacó entre otros los comentarios respecto a la separación del SUMAEM de corrientes partidistas diversas, óptica desde la cual se puede asegurar una política sindical concatenada a la política educativa implementada por el gobierno del Estado de México, quien en términos legales es la patronal de todos los docentes, manteniendo una relación de respeto desde lo establecido en la propia ley.

También se habló de la apertura del gobierno para abrir espacios vedados, para quienes en otros momentos fuimos catalogados como “enemigos del sistema”, “radicales”, “disidentes”, entre otros calificativo que buscaron debilitar el movimiento político sindical del SUMAEM, las acciones del gobierno, dejan a la luz pública la pretensión del gobernador Del Mazo de respetar los derechos e incluso ser el garante del cumplimiento de los mismos, como twitteó en días pasados, lo cual reconocemos y nos congratula en términos de la búsqueda del cumplimiento de los derechos inherentes a la toma de nota del sindicato, obtenida desde el 2012 sin que causara sus efectos en los últimos cinco años en las instancias gubernativas, lo que por sí mismo significa una actuación apegada a derecho del gobierno que inicia.

En otros temas tratados como la llamada “Reforma Educativa”, no se abandona la exigencia de trasparencia y rendición de cuentas para ingresar al servicio profesional docente, degradado por la corrupción y los intereses de grupos que no son los intereses de la educación pública, convergemos con el gobierno en la necesaria trasformación del Sistema Educativo Estatal, que se aparte del burocratismo, la intolerancia y el autoritarismo, y por otro lado requerimos el fortalecimiento de la libertad creativa de los maestros. Reprobamos los intentos de sumisión y represión en aras del control autoritario, como también de lo intimidatorio de la evaluación, si necesaria, pero con otro enfoque, con otros instrumentos.

Hemos observado en las recientes reformas educativas el transitó por diferentes teorías del aprendizaje, desde el conductismo hasta el conectivismo como teoría tecnológica actual, pasando por el cognitivismo, constructivismo, el humanismo y teorías como las inteligencias múltiples, que han sido modas, pero su implementación, pedagógicamente han traído más confusión que beneficios educativos, eso no puede seguir ocurriendo en la educación y menos en el Estado de México.

De lo anterior surge la urgente necesidad de diseñar un proyecto educativo estatal con altura de miras y de largo plazo, que en principio capture la experiencia y conocimiento pedagógico de los maestros, estimule su libertad creativa y su trabajo; no puede haber mejor proyecto educativo que el que construyan los maestros y los padres de familia, no aquel que determinan las élites políticas y académicas que carecen de experiencia docente. Son la escuela y la familia, los espacios eminentemente educativos que hay que fortalecer, ahí aprenden los niños, los adolescentes y los jóvenes, para bien o para mal, ahí radica la responsabilidad del porvenir, no hay que abandonar a estas instituciones sociales.

Después del 4 de noviembre y de 8 años de contar con el registro sindical, desde la claridad de las concepciones sociales, legales, pedagógicas, educativas y eminentemente sindicales adquiridas, auguramos una relación con el Estado en términos de ley y de respeto absoluto mutuo a favor de todos los alumnos, los maestro, del sindicato y de la escuela pública misma, que nos ha convocado en este momento de la historia de nuestro Estado de México, para bien de la educación pública a la que nos debemos.