El periodismo y la ética

14/04/2018 Creado por Punto de Expresión Categoría: Inicio No hay respuestas

Por RAUL MARCELINO VICTORIA

Memoria y Habilidad

Antaño los reporteros trabajaban con libreta de taquigrafía en mano u hoja blanca y lápiz o bolígrafo. Se tenía que poner mucha atención en las declaraciones para anotar lugar y fecha, nombres, cargos, cifras, porcentajes, declaraciones importantes, mensajes, citas textuales; datos clave para la elaboración de una nota periodística.

Verdaderos maestros formadores de muchas generaciones de periodistas recomendaban a sus discípulos hacer ejercicios mentales: grabarse un renglón, luego dos, tres y así sucesivamente hasta dominar la capacidad de retención. De esa manera se echaba andar la memoria y se desarrollaban habilidades llegando al grado de dominar temas; incluso se conocían a fondo los idearios políticos de los personajes, líderes sociales o gobernantes, por ello se decía: “Una palabra, una nota”.

Con el surgimiento de la grabadora comenzaron los vicios y desdén hacia tan noble e interesante actividad o profesión, como se le quiera llamar para no entrar en polémicas. En las conferencias, entrevistas y reportajes salían a relucir las grabadoras, por lo que Salvador Borrego, autor del libro “Periodismo Trascendente” decía, quien usa este artefacto es medio reportero, es decir un ente de la comunicación que no utilizaba al cien por ciento su cerebro.

En los comensales de los eventos, los cuasi reporteros platicaban amenamente actualizándose en el chisme de boga, en tanto la “grabadora hacía el trabajo”. Total, siempre hay tiempo para “vaciar” el contenido que permita redactar una nota informativa, cayendo automáticamente en la pereza. Ya no se ejercita la memoria menos las habilidades.

De las Salas de Prensa

Las salas de prensa vinieron a agravar el trabajo periodístico, surgen equipos de reporteros dedicados “al chacaleo”, para pasarse las notas o datos de un evento y de esta manera completar la cuota de cuatro informaciones en las redacciones de los periódicos. Muy pocos son los comunicadores que trabajan de manera individual, aún se encuentren en una sala de prensa.

Uso de la Nueva Tecnología

El periodismo actual también se ve inmerso en las redes sociales, al igual que otros sectores sociales, en el uso de celulares, etcétera; sin embargo, ello conlleva a ciertos vicios que en nada abonan al profesionalismo, entendido este como el trabajo correcto y serio. En los eventos, tristemente se ve a varios reporteros haciendo uso de esta tecnología en tanto las fuentes están en el olvido aunque de por medio haya habido la contratación de espacios publicitarios.

Así, de nada vale ser ducho en el manejo del celular, de las redes sociales, si se está actuando cual autómata. Ya lo decía el intelectual Héctor Ramírez Cuellar que con la tecnología se ahorraría tiempo para dedicarlo a la cultura y las artes, esto no implica dedicarse a echar la concha, sino acrecentar los conocimientos y desarrollar habilidades.

En el ramo del periodismo, caer en el abismo de la ignorancia es imperdonable. Los periodistas de la vieja guardia tenían muy presente esta situación, de tal manera que siempre tenían su mente trabajando en los eventos, en las conferencias, en las entrevistas- Además hacían creaciones literarias: escribiendo ensayos, cuento, novela, poesía, así como historia con datos que seleccionaban y guardaban con el transcurso del tiempo. No eran simples carteros que llevaban las misivas del transmisor al emisor.

¿Los Familiares También son Periodistas?

Es lamentable que a los eventos los periodistas lleven a sus hijos, a la esposa o a amigos cuando nada tienen que ver al cubrir una nota informativa. Esta situación pone en situación incómoda a las fuentes que convocaron a los medios masivos de comunicación, por lo que se tienen que tener especial cuidado en este tipo de situaciones por el bien y el prestigio del gremio periodístico.