Dona la fundación Michou Mau al ISEM, equipo de última generación

09/07/2018 Creado por Punto de Expresión Categoría: Inicio No hay respuestas

*Se atenderá a 200 pequeños más al año que han sufrido quemaduras graves en accidentes

Toluca / Estado de México

El secretario de salud Gabriel O´Shea destacó que este espacio es uno de los proyectos más exitosos en salud pública.

La Unidad para Niños Quemados del Hospital General “Dr. Nicolás San Juan”, del Instituto de Salud del Estado de México, a través de la Fundación Michou y Mau, recibió equipo de última generación, el cual permitirá, de ser necesario, atender a 200 pequeños más al año, informó el titular de la dependencia, Gabriel O’Shea Cuevas.

Se trata, explicó, de una donación que fue realizada por el empresario Fermín Iribarren Inda, y que consta de un ventilador mecánico con monitoreo complementario, un equipo AccuVein empleado para localizar fácilmente las venas de los pacientes y agilizar su canalización, así como instrumental quirúrgico fino y una lámpara frontal de luz fría que será utilizada en las cirugías de corrección de secuelas ocasionadas por quemaduras agudas.

Gabriel O´Shea destacó, en presencia de la señora Virginia Sendel de Lemaitre, presidenta de la Fundación Michou y Mau, que este espacio es uno de los proyectos más exitosos en salud pública, ya que ha logrado convertirse en la mejor opción para tratar a niños con lesiones producidas por el contacto con fuego, líquidos calientes o electricidad.

Con casi 13 años de existencia, la Unidad de Quemados del Hospital General “Dr. Nicolás San Juan”, ha cambiado la vida de casi 4 mil pequeños, de los cuales, 2 mil 732 presentaron quemaduras agudas en porcentajes mínimos o hasta con el 65 por ciento de la superficie corporal; de presentarse casos más extremos, los pacientes son trasladados al Hospital de Galveston, Texas, en Estados Unidos.

Desde su ingreso, el equipo conformado por especialistas, enfermeras, psicólogos, rehabilitadores y nutriólogos brindan a los niños y sus familias una atención humana y de calidad para que puedan reintegrarse al entorno social.

En este sentido, expuso que la donación del equipamiento de alta tecnología, sin duda mejorará la calidad de vida de los pequeños que se atienden en esta Unidad.

“Éstos son los proyectos que cambian vidas, es un gran avance, queremos que estos niños se incorporen a una vida normal, que hagan sus actividades de todos los días, que vayan a la escuela, que vayan a la universidad”, expresó.

Posteriormente reconoció también el trabajo de las más de 300 damas voluntarias que apoyan con calidez a los familiares de quienes están internados en las diversas unidades hospitalarias del Instituto de Salud del Estado de México.