Lavadero Político

10/02/2019 Creado por Punto de Expresión Categoría: Inicio No hay respuestas

La Legislatura Local, liderada por el grupo parlamentario Morena, abrogará el decreto de la pensión y privilegios para los siete ex gobernadores mexiquense sobrevivientes, y a los futuros mandatarios mexiquenses, quienes actualmente cuentan con personal de seguridad, así como personal de confianza entre secretarios, ayudantes, choferes y otros privilegios.

La legisladora local Azucena Cisneros Coss, señalo que la propuesta de abrogación al mencionado (decreto del 87 y su modificación realizada en 1993), impulsada por Morena, fue avalada por unanimidad de votos, al ser declarado la eliminación de dicho decreto, en Comisiones Legislativas, aun cuando debe ser ratificado por el pleno en próxima sesión parlamentaria.

El grupo parlamentario de Morena en la Legislatura local no pretende dejar en la “congeladora” la iniciativa para eliminar pensiones y privilegios para los ex gobernadores del Estado de México, advirtió la diputada Azucena Cisneros.

La propuesta de abrogación la impulsó Morena y fue avalada por unanimidad de votos, incluso por parte de legisladores del PRI, este jueves.

El proyecto quita la asignación de un jefe de ayudantes con categoría de subdirector rango 9 con nivel de jefe de ayudantes de la Secretaría General de Gobierno; un chofer de ayudante con rango 5, con categoría de chofer de secretario General de Gobierno; tres ayudantes con categoría de oficial de seguridad pública categoría nivel 14, rango 4 y una secretaria.

La morenista confió en que “bajo ningún motivo o circunstancia, los diputados de otros partidos políticos deberían negar la abrogación (del decreto 87 y su modificación realizada en 1993), porque creo que en el país la presión social es demasiada. Sobre todo en el

Estado de México, una de las entidades que se ha caracterizado por excesos para dar privilegios a exgobernadores y a la clase política del PRI”, destacó.

La legisladora advirtió que es una demanda ciudadana que la clase política termine con los privilegios otorgados históricamente y se sume a la austeridad que el pueblo demanda para abatir las desigualdades.

“En el Congreso del Estado de México, Morena es mayoría, y no tenemos más que ser congruentes con la política de austeridad; estos excesos ya no caben en estos tiempos. La población tiene claro que los servidores públicos dejaron de ser virreyes y pasan a ser simples ciudadanos”, comentó.

Esta medida, consideró, sería muestra clara de la suma a la estrategia de austeridad y reducción del gasto público implementada desde el Gobierno Federal. “Más allá de un ahorro sustancial es un asunto simbólico, y hoy tenemos que dar señales claras a los ciudadanos de que todo el tema de privilegios quedó cancelado para nosotros y para la gente pudiente”, expuso.

Por tanto, Cisneros Coss confió en que los privilegios se acabaron para exgobernadores: “no habrá pensión, bono o remuneración destinada a favorecer indebidamente a la clase política que se desempeñó en el servicio público”.

En el primer periodo ordinario de la actual Legislatura, Azucena Cisneros presentó una iniciativa para abrogar el decreto 87 de la 36 Legislatura publicado el 18 de julio de 1945 en la Gaceta de Gobierno del Estado de México.

En él se dispuso que “al término de su gestión, el gobernador puede recibir premios y recompensas por servicios eminentes prestados al Estado”.

Años más tarde, el otrora gobernador Ignacio Pichardo Pagaza expidió un decreto publicado el 7 de mayo de 1993 en la Gaceta del Gobierno número 86, en el que se plantea que “como reconocimiento a su desempeño en el cargo de gobernador del Estado, es conveniente adoptar las previsiones necesarias a fin de que se normen los apoyos mínimos para la preservación de su integridad y seguridad y para el desarrollo de sus actividades personales, una vez concluido tan honroso y alto cargo al servicio del Estado”.