Artículo .- Emilio Lozoya la gran incógnita de la 4T. ¿Será quien resuelva acabar con la mafia del poder?

28/07/2020 Creado por Punto de Expresión Categoría: Inicio No hay respuestas

El Presidente Andrés Manuel López Obrador se siente tranquilo y satisfecho con la llegada de este personaje, Emilio Lozoya a quien están teniendo como un “testigo protegido”, ya que vendrá a destapar la “cloaca” de la corrupción de la pasada administración de Enrique Peña Nieto.

Pero sin duda se ve con claridad que todo estaba preparado para su regreso, ya que asegura que con los testimonios y documentos que presentará en las audiencias que tenga próximamente, se conocerán nombres desde legisladores, políticos y empresarios, que son y están siendo involucrados en actos de corrupción desde el transcurso de lo que se llamó la Reforma Energética de Peña Nieto.

Y se dice que estaba todo ya preparado, porque se comprometió el detenido a entregar evidencias en donde aparecen personajes corrompidos, ya se habla de ex funcionarios de la pasada administración como Luis Videgaray quien fuera Secretario de Hacienda y Ex Canciller; de Miguel Ángel Osorio Chong ex Secretario de Gobernación, entre otros, quienes recibieron sobornos millonarios.

Pero esto resulta un arma de dos filos para López Obrador, podría llegar a beneficiar e influenciar en las elecciones del 2021 y elevar nuevamente su popularidad que había descendido, o en su defecto dejarlo como el malo al estar protegiendo a un delincuente de cuello blanco, situación que él tuvo como slogan de su campaña en no permitir más corrupción y como se ve, el mismo la está aceptando.

El discurso presidencial queda atrás con lo que actualmente declara el mandatario, su credibilidad está en juego, esto daría el tema de que mientras unos son acusados de corruptos, otros se echarán la bolita para no quedar como ineptos, por lo pronto el espectáculo empezó desde que llegó y no fue ingresado al Reclusorio Norte, se le instaló en un “hospital” en donde se dijo trae padecimientos que no ponen en riesgo su salud pero que necesitan atención médica.

Más bien, lo tienen protegido, porque cómo dijo López Obrador, “lo tenemos que cuidar, no lo vayan a matar”, la Fiscalía General de la República a través del médico perito diagnosticó “anemia desarrollada y problemas sensibles en el esófago”, así como debilidad general en toda su salud. Por lo que se dispuso su traslado a un hospital en donde permanecerá en calidad de detenido bajo estricta vigilancia.

Lo más seguro, es que Emilio Lozoya se vaya a su casa primero como testigo protegido, y segundo en reclusión domiciliaria, los cargos, ya se conocen enfrentará en México acusaciones por lavado de dinero, asociación delictiva y cohecho acusado de recibir USD 10.5 millones en sobornos de Odebrecht en la campaña presidencial de Peña Nieto y participar en la compraventa irregular de una planta de fertilizantes por USD 280 millones.

Odebrecht habría pagado esa cifra millonaria a Lozoya para que en el futuro el gobierno de Peña Nieto ganara una licitación valorada en USD 115 millones para remodelar una refinería, a pesar de otros que se pretenden imputarle y hay que tener presente que aún no es presentado ante el Juez, más encubierto no puede estar por la 4T.