Artículo.- El Instituto Mexicano del Petróleo informó que no era recomendable Paraíso, Tabasco para la construcción de la Refinería de Dos Bocas

09/11/2020 Creado por Punto de Expresión Categoría: Inicio No hay respuestas

Se inunda por quinta ocasión el terreno.

Pobladores de Dos Bocas, en Paraíso Tabasco, dieron a conocer a través de las redes sociales imágenes en donde se puede apreciar que nuevamente están inundadas, siendo el terreno en donde se construye la obra de la refinería, aún y a pesar de ello, los trabajadores contratados para la construcción de la obra no pararon sus labores y la maquinaria opera con agua a sus alrededores.

Y es que, en donde se construye la refinería de Dos Bocas, en Paraíso, Tabasco, se inundó el pasado 3 de noviembre a consecuencia de las torrenciales lluvias que azotan la región desde el pasado 30 de octubre y que, de acuerdo con Laura Velázquez, coordinadora nacional de Protección Civil, ha afectado a más de 73 mil personas de ocho municipios de Tabasco y provocado la muerte de una persona.

Una empresa de noticias, trató de contactar a la Secretaría de Energía para saber el estado en que se encuentra la obra a consecuencia de las intensas lluvias y conocer qué tipo de acciones están implementando en estos momentos.

Solo que, no obtuvo respuesta de la titular, por lo que a través de su vocería, remitió el reporte más reciente, mismo que se presentó en la conferencia mañanera del presidente Andrés Manuel López Obrador, en el cual aparece la secretaria Rocío Nahle en un video grabado el 30 de octubre, en el que ofrece los avances de la obra.

Se trata de la quinta ocasión que el terreno donde se construye una de las obras cumbre se inunda o sufre fuertes encharcamientos.

Hay que recordar que el pasado 20 de septiembre la construcción de la refinería presentó inundaciones a causa de las lluvias por el paso del frente frío número 3 y la tormenta tropical Beta. Las fotografías y vídeos de los estragos se hicieron virales en redes sociales al día siguiente, se trataba de la cuarta vez -desde el inicio de los trabajos de ‘desmorre’ en 2019-, en que ciudadanos y medios locales daban cuenta de afectaciones en el predio por precipitaciones.

El primero de estos encharcamientos se dio a conocer el 28 de octubre de 2019, apenas a tres meses de haber arrancado los trabajos de preparación del terreno; poco más de un mes después, durante una gira del presidente Andrés Manuel López Obrador (el 6 de diciembre de 2019), reporteros que cubrían un evento realizado en la zona documentaron los islotes formados en el terreno a causa de los encharcamientos.

La tercera ocasión fue en junio de 2020, cuando la depresión tropical Cristóbal causó las ligeras inundaciones en el predio, por ello un evento presidencial tuvo que trasladarse a la zona de la Administración Portuaria Integral (API).

Un encharcamiento se produce cuando la tierra absorbe agua por exceso de lluvias, explicó a la empresa noticiosa el presidente del Colegio de Ingenieros Civiles de Tabasco (CICT), Miguel Serrano de la Rosa; el término es utilizado principalmente para terrenos en donde no existe pavimentación y este proceso es técnicamente una fractura en la tierra por acumulación de agua.

Mientras que el Instituto Mexicano del Petróleo –IMP-, señaló que el municipio de Paraíso, Tabasco quedaba descartado como prospecto para la construcción de una refinería, la zona fue considerada de alto riesgo para una obra de esta magnitud desde el año 2008, esto de acuerdo con en el Análisis de prefactibilidad ambiental y socioeconómica de diferentes sitios para la localización del proyecto de ampliación de capacidad de proceso del Sistema Nacional de Refinación (SNR).

En el informe que el IMP entregó a Petróleos Mexicanos (Pemex) se alertó que el municipio costero de Paraíso, Tabasco, “no era recomendable” para la construcción de la refinería.

“El municipio de Paraíso fue el que presentó el mayor riesgo relacionado con la instalación de una nueva refinería, por lo que no es recomendable la elección de este sitio”, expusieron de manera textual.

De hecho, en la tabla que resumía los estudios hechos, Paraíso reflejó el máximo nivel de riesgo de cancelación por uso de suelo, cambio climático, biodiversidad terrestre, biodiversidad acuática, y condiciones climáticas.

El 95.5 % de la superficie de Tabasco, indica el documento, tiene un clima cálido-húmedo y el 4.5 restante es considerado como cálido-subhúmedo, la media de precipitaciones (según datos por el sitio cuentame.inegi.org.mx) es de dos mil 550 milímetros anuales, teniendo mayor presencia en el lapso de junio a octubre.

En estos meses lluviosos para Tabasco, el Servicio Meteorológico Nacional (SMN) estima que, la entidad pueda registrar “lluvias muy fuertes con lluvias puntuales intensas (75 a 150 mm) acompañadas de descargas eléctricas, granizadas y rachas fuertes de viento durante las tormentas”.