Exhibió ofrenda mestiza de Día de Muertos la Sección 17 del SNTE en el Valle de Toluca

09/11/2020 Creado por Punto de Expresión Categoría: Inicio No hay respuestas

Toluca / Estado de México

Exhibió la Sección 17 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) en el Valle de Toluca que dirige el secretario general Eliud Terrazas Ceballos la tradicional ofrenda del Día de Muertos con características mestizas, mezcla de elementos prehispánicos, indígenas y algunos españoles; dedicada a los docentes federalizado que en esta fase de la pandemia se han adelantado.

La ofrenda que se expuso en el edificio central sindical dijo, es un reconocimiento y homenaje al trabajo que hicieron los maestros que han perdido la batalla contra el COVID-19 en la combativa Sección 17, al tiempo de preservar esta representativa y antigua tradición mexicana; fiesta donde los vivos se encuentran con los muertos ofreciéndoles un auténtico banquete de olores, sabores y música.

Destacó “la Sección 17 le quiere dar este mensaje al pueblo mexiquense de que esta ofrenda representa la tradición mexicana la cual debemos de defender todos los días y en estas fechas con más razón porque quizá en esta ofrenda reflejemos un rasgo de nuestra personalidad y de lo que hemos sentido no solamente en esta situación de la pandemia sino en años pasados con nuestras familias”.

Terrazas Ceballos indicó que no se podía dejar pasar esta fecha a pesar de lo que hoy se vive, lo cual está tomando connotaciones trágicas para la organización sindical porque el año 2020 está arrasando con la humanidad, está cada día más agresivo el tema de la pandemia, agregó “es un homenaje para quienes de manera tan sensible sentimos que hayan fallecido por esta situación que estamos viviendo y nos da mucha pena aceptarlo que a pesar de que los adelantos científicos, no se ha encontrado algo que haga que la raza humana sea vulnerable”.

Por su parte, la profesora Lorena Castro Bernal hizo la presentación de la Ofrenda quien mencionó que esta festividad mexicana fue catalogada como patrimonio cultural por la UNESCO en 2008, en algunas zonas geográficas del país y de acuerdo a las creencias que cada una tiene ofrecen estas ofrendas a partir del día 28 de octubre dedicada a los difuntos que murieron de forma violenta, el día 29 de octubre es dedicada a los difuntos que son olvidados, los días 30 y 31 para los niños que no fueron bautizados; el 1 de noviembre es dedicada a los muertos chiquitos y el 2 es para los fieles difuntos.

Agregó, que los elementos que conforman la ofrenda son entre otros, velas, veladoras que significan la fe, la esperanza y la luz que guía a los espíritus a su morada; el agua es para mitigar la sed de las almas, la sal es símbolo de purificación para que los cuerpos no se corrompan; el copal e incienso se utiliza para limpiar de los malos espíritus es espacio donde se instala la ofrenda.

El pan de muerto en su forma circular representa el sitio de la vida y la muerte acompañado de los huesos y la parte central del pan representa el cráneo de los difuntos, las claveras de azúcar representan y significan las almas; la fruta, comida y bebidas son ofrecidas para deleitar a las almas que visitan de acuerdo a lo que en vida les gustaba más.

El chocolate es una tradición prehispánica que a la fecha se acostumbra; el papel picado representa hacer vivos a los muertos presentes en la ofrenda; las flores permiten darle vida porque es una fiesta y darle aroma a la ofrenda; un elemento importante son las catrinas, ícono representativo de la cultura mexicana y el origen de ellas es derivado de que el pueblo mexicano tuvo el descontento con la clase privilegiada en especial con los políticos de inicio de Porfirio Díaz y Lerdo de Tejada.