Raciel Pérez Cruz censura al Cuerpo Edilicio al no pensar como él

09/11/2020 Creado por Punto de Expresión Categoría: Inicio No hay respuestas

Tlalnepantla / Estado de México

El presidente municipal de Tlalnepantla Raciel Pérez Cruz coarta la libertad de expresión de integrantes de su Cabildo.

Sin duda que al presidente municipal Raciel Pérez Cruz no le gusta que se le cuestione, mucho menos que no le hagan preguntas que no le gustan, tal fue el caso de censura que le hizo a la regidora Victoria Hernández Arellano del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena).

De que le sirve tener un “currículo” bastante amplio en Ciencias Políticas y Administración Pública si lo que no tiene es respeto por las personas, de que le han servido tantos cargos en su haber, si la prepotencia le sale a relucir en todo su esplendor.

 

En Sesiones de Cabildo presiona a las y los regidores a que pregunten sólo lo que él quiere, tal fue el caso en donde la regidora del PAN Krishna Karina Romero Velázquez, le pidió al Alcalde que contestará la pregunta de su homóloga, en un clásico de “no nos den atole con el dedo”, además de pedir que le contestará la pregunta hecha.

En el uso de la palabra expuso sentir que no hayan contestado la pregunta de la regidora Victoria Hernández, pidió le dijeran que se va a hacer, no lo que ya se hizo, en relación a la pandemia, pues en lo personal tanto ella como los tlalnepantlenses quieren saber que se ha hecho en un año y medio de la administración.

En ese momento, nuevamente con esa actitud prepotente y molesto como suele estar el alcalde, señala a la regidora y le dice estar en desacuerdo de que otra compañera la defienda para que respondan su pregunta.

Y aquí, la regidora Victoria Hernández, ya nerviosa por lo sucedido y ver la cara de regaño que tenía el alcalde hacia ella, mostró un claro tartamudeo y prefirió mejor ya no hacer más preguntas, aunque claro era que quería le dieran respuesta a su pregunta, prefirió mejor callar.

Lo que hizo el presidente, fue callar y censurar en un claro acto de prepotencia hacia las regidoras –se le olvida la equidad de género que merece respeto-.