GESTIÓN INCLUSIVA DEL RIESGO PARA PUEBLOS ORIGINARIOS, MUJERES, MENORES, DISCAPACITADOS Y ADULTOS MAYORES: MAX CORREA HERNÁNDEZ

13/10/2018 Creado por Punto de Expresión Categoría: Inicio No hay respuestas

*El diputado Presidente de la Comisión de Protección Civil del Congreso mexiquense, lamentó que tras los dos sismos que se suscitaron en septiembre de 2017, y que dejaron miles de personas damnificadas en la entidad, no hay transparencia en el destino de los recursos del Fondo de Desastres Naturales (Fonden), ni en el Fondo Para la Atención de Desastres y Siniestros Ambientales o Antropogénicos del Estado de México.

ESTADO DE MÉXICO. Max Correa Hernández, presidente de la Comisión de Protección Civil del Congreso mexiquense, alertó que ante los desastres naturales que enfrenta el país, y en particular el Estado de México, es necesaria una nueva forma de realizar una gestión inclusiva del riesgo, que planté enfoques diferenciales, en especial para personas de pueblos originarios, mujeres, menores de edad, adultos mayores y personas con distinto tipo de discapacidad.

Durante el “Día internacional de la reducción de riesgos de desastre”, declarado por la Organización de las Naciones Unidas (ONU), el diputado local de Morena dijo que es un compromiso diseñar, planear, programar y lanzar una estrategia de resiliencia para garantizar los dos derechos humanos elementales: la vida y la integridad personal.

Correa Hernández argumentó que en el Estado de México las condiciones sociales y políticas ya cambiaron, por ello se debe comprender el riesgo de desastres como lo consideran los acuerdos de Sendai 2015-2025, a fin de abordar la reducción del riesgo de desastres con un renovado sentido de urgencia en el contexto del desarrollo sostenible, la erradicación de la pobreza, el aumento de la resiliencia en las políticas, planes, programas y presupuestos gubernamentales a todos los niveles”.

“Con sus poco más de 17.5 millones de habitantes, todas las autoridades del estado estamos obligadas a salvaguardar el bienestar e integridad de los mexiquenses, para provocar una auténtica cultura de prevención a través de la cual pasemos del viejo esquema reactivo a uno verdaderamente preventivo, que de manera proactiva contribuya mitigar los efectos de un fenómeno perturbador”.

En ese sentido, lamentó que tras los dos sismos que se suscitaron en septiembre de 2017, y que dejaron miles de personas damnificadas en la entidad, no hay transparencia en el destino de los recursos del Fondo de Desastres Naturales (Fondem), ni en el Fondo Para la Atención de Desastres y Siniestros Ambientales o Antropogénicos del Estado de México.

Denunció que persiste la opacidad en las cifras y datos sobre los montos totales, asignaciones, beneficiarios y niveles de avance en la reconstrucción donde fueron utilizados recursos federales y estatales.

En el caso de los Atlas de Riesgo, el también Secretario General de la Central Campesina Cardenista (CCC), señaló que si bien los atlas estatal y municipales de riesgo se deben actualizar año con año, en la realidad eso no sucede en todos los municipios, “y vemos con tristeza la opacidad e indiferencia que hay en esta materia”.

“En Morena creemos firmemente que nuestro reto no debe de ser únicamente aumentar la capacidad reacción frente a los posibles incidentes que se nos presenten, sino que debemos apostarle a la capacitación calificada y continua de quienes se desempeñan en el sector de la protección civil, y sobre todo, dotar constantemente de herramientas legales, tecnológicas, organizativas y de infraestructura a la entidad mexiquense, a fin de hacer frente a fenómenos perturbadores como el ocurrido el pasado 19 de septiembre del año 2017 y que a la fecha no se ha podido superar en su totalidad”, concluyó.